Linopapel

LINOPAPEL

Este grupo de acuarelas que presenta Irma Palacios fue realizado en los espacios de tiempo fragmentado mientras que ella acompañaba a su pareja, Francisco Castro Leñero, quien trataba de conservar el aliento.

En una ocasión José mi hermano y yo estábamos con Francisco, en su habitación. Irma entró con una hoja de papel y nos dijo a todos: -Francisco (Toledo) me regaló estas hojas de papel de lino, y voy a hacer unas acuarelas-.
Lo dijo mientras José y yo estábamos sentados en sillas de aluminio al lado de la cama eléctrica de hospital que rentaban para Paco.
Cuando él la escuchó, esbozó una amplia sonrisa, luminosa, detrás de la máscara transparente que lo conectaba con el concentrador de oxígeno con el que respiraba.

Entre los cuidados intensivos y el dolor del proceso de muerte, de Francisco, Irma encontró tiempos para expresar su energía creativa, irreductible y vital.
Las piezas que nos presenta en esta ocasión son acuarelas realizadas en papel de lino. Acuarelas sobre un material sutil. Los pigmentos y el agua aplicados con pincel dan la cualidad líquida que se expande delicadamente sobe la superficie absorbente. Las hojas quedan impregnadas con bellísimos registros, los colores tienen un gran refinamiento cromático: manchas vegetales, flujos, trazos y texturas que forman estos increíbles dibujos.

Para mí son paisajes. Campos. Superficie del planeta. En una hoja de papel de lino blanca amarillenta se expanden las manchas oscuras negro azuladas, que forman verdaderos fractales de Mandelbrot, en este pequeño universo vibrante y continuo.

Campos de flores violetas, mar de panes, siluetas y vistas aéreas, océanos y rejas. Árboles y tormenta, valle de pingüinos y el gran espíritu del fin de la tierra.
Me llama la atención esta acuarela roja, como un campo de sangre que en el que ondea vibrante el dolor y el gozo de la vida.

Alberto Castro Leñero